Mi foto
Marketing & Makeup Artist.

enero 21, 2011

Él, Ella; Ella, él; Ellos.

Él vive en casa de su amante por que su espsoa e hijos lo corrieron de casa cuando él, muy cínico, se bajó del coche de una de sus amantes y confesó tener más bastardos de los que suponían. Han pasado casi dos años y él sigue muy cómodo viviendo en dos casas, una donde le lavan y le planchan y otra a la que pasea y presume. Cuando se enteró que Ella tramitaba el divorcio, él experimentó la misma sensación de dolor en el pecho que sintió la primera vez que le dieron celos cuando eran novios. Se imaginó a la deriva, sin la persona de la cual había co-dependido los últimos veintidos años, perder una de sus más preciadas adquisiciones, de la cual aún a pesar de todas las tempestades emocionales y errores pasionales, él sigue enamorado y por eso intentó retenerla de la única forma en la que sabia acercarse a ella, manipulándola psicológicamente insinuándole, entre otras humillaciones, que ya estaba vieja, que su cuerpo ya no era esbelto ni el rostro terso, que a los 43 años las mujeres ya son patéticas si piensan relacionarse con un hombre que busque algo más que una sirvienta o una puta.

Lo que él no sabe, es que durante todo el tiempo que la dejó consigo misma dejó de ser la mujer manipulable que a veces deseaba lanzarse de un puente o que se echaba al suelo pataleando y llorando de frustración al saber que el hombre con quien se casó, amó y pensó sería el único en su vida, nunca fue lo que deseó, al contrario, le hizo los días un infierno de chantajes amenazas, amantes y bastardos; No! ella ya cambió y el trayecto de vida la hizo renovarse y valorarse a si misma y saber que los villanos existen  sólo cuando les concedemos poder de alimentarse de nuestro miedo y debilidad.

Ella se siente viva y tiene metas, ella se siente segura de si misma, ella tiene el amor de sus tres hijos, ella no necesita nada más para seguir por que ya conoce el poder de sus deseos y la sensación de libertad.

Él llora por los rincones, él llora al teléfono con sus hijos, él llora hasta con su amante a quien le confiesa que  quien ama es a su esposa. Él se arrepiente de todo lo que ha cometido y pide regresar el tiempo para no errar otra vez. Él dice amarla, él dice verla guapa, él dice que se dio cuenta del tiempo que estuvo ciego, él dice que hoy al verla sonreír desde lejos, supo que lo que buscó en la calle ya lo tenía en casa, pero esa mujer a quien desea, ahora ya no es suya.

Espero poder algún día no muy lejano
escribirle a este relato un desenlace feliz,
por que él y ella son mis papás.

5 comentarios:

Le Petit Prince dijo...

Me gusta tu blog. Te sigo desde ahora mismo. Felicidades.

Un beso,

Le Petit Prince

www.lepetitprince.es

Marco Sándor dijo...

Hey!
Bienvenido!!!

Anónimo dijo...

pff...
Suele ser algo muy común, a la gemela de mi mama (qe es como mi mama, no solo porqe físicamente son idénticas) le hicieron lo mismo a sus 50 años de edad, y se qe fue muy difícil para ella pero lo importante es qe tomo una decisión y salió adelante.
Me agrado tu tu blog el día de hoy en especial.

Izra.

Marco Sándor dijo...

... Así es, todas las personas tenemos problemas, lo interesante de eso es la forma en cómo los resolvemos.

SaRaX dijo...

Triste relato, pero cierto. Lo importante es no quedarse ahi, sigo seguir, seguir y seguir...

P O L Y V O R E

A R C H I V O