Mi foto
Marketing & Makeup Artist.

julio 01, 2008

120 días de Sandorma

El Sábado pasado planeaba no provocar nada extraordinario más que quedarme a estudiar, pero llegó la 1:00 a.m y a esa hora, la noche me estimula y paso por una especie de trastorno donde mi percepción de la realidad es distinta, mis ideas y principios morales cambian, el peligro parece experimental y me incita a vestirme de cuero, masturbarme frenéticamente, fumar, ver porno hasta el hastío...

Ésta vez, salté la barda del jardín.
Me quedé vestido debajo de las cobijas hasta que mi mamá se fue a acostar, ajusté mi televisión para que se apagara en 25 minutos (y simular que yo estaba ahí) tomé mi cartera, cigarros, llaves, celular y mis bocetos metidos en un folder junto a una revista. Me quité los zapatos, fui a la cocina, tomé el teléfono y le llamé a Mansfield...
-Te veo en la torre Musart en 15 minutos!-
Subí la escalera de madera hasta la azotea de mi casa, guardé el folder y la revista dentro de m camisa y avancé a gatas por el borde de la pared cubierta por hiedra mojada, metiendo mis dedos entre las ramas para no caerme. Cuando llegué al límite entre mi casa y del conjunto de departamentos, aventé los zapatos, me descolgué con mucho cuidado para no despertar a nadie pero ¡resbalé! mis brazos quedaron razguñados y mi espalda chocó con un árbol delgado que se sacudió todo y las hojitas cayeron en mi cabeza, los pantalones estaban mojados y tenía manchones de color verde y de tierra.

Salí de ese pequeño jardín sigilosamente pero la puerta de la sala-comedor de uno de los departamentos estaba abierta, adentro había una reunión de rucos de 35, estoy seguro que una señora pudo verme, supongo que estaba tan peda que pensó que yo era producto de su alcoholismo. En chinga recorrí todo un pasillo de adoquín mojado me puse los zapatos y con tranquillidad, le dije al vigilante -Buenas noches-, él abrió la puerta y tuve un orgasmo de libertad (supongo que así sienten los ex convictos), subí el puente peatonal y tomé un taxi que pasó ahí en ese preciso momento (¿Habrá tenido algo que ver Sati con ese taxi?)

Cuando llegué a la torre Musart subí la escalinata hasta la puerta de cristal, pero me sentí tan chingón que bajé a la calle y corrí, dando saltos enormes -casi volando- sintiendo el aire frío que rosaba mis pezones exitados, emulando a Billy elliot. Cuando me dí cuenta de mi comportamiento jotolón, ya estaba frente a un oxxo y los tenderos me veían mientras se reían; Les pinté dedo y me regresé a la escalinata caminando como modelo en pasarela. Ví llegar un coche cómo el de Carlos y pensé ¿Qué probabilidad hay de que dos Peugeot, negros, de dos plazas, descapotables y con un hombre dentro pasen por el mismo lugar, casi a la misma hora? ...

-¡Ching!... ya se pasó!-
... pues claro, era él, y corrí, y corri pero se alejó, él usó el retorno y tuve que correr ¡OTRA VEZ! atrás de él pero no lo alcancé... Me maldije tres veces y casi chillo, pero Carlos regresó y me regocijé en sus brazos.

Esa noche continuó así de excelsa y no entraré en detalles por que podría escribir un libro al estilo Marqués de Sade con orgasmos pictóricos hechos por Diego Rivera, Antoine Tzapoff, flagelados por Pita amor y María Felix con música incidental y de Frank Sinatra.

My Cover.
... A las 8 a.m Mansfield me trajo de regreso, el vigilante me abrió, recorrí el pasillo de adoquín, entré al pequeño jardín, y me encontré una pequeña escalera de aluminio, (¿Habrá tenido algo que ver Satí con esa escalera que no estaba antes?) la puse con cuidado y me i mpulsé sobre el muro. Entré como salí, me volví a ensuciar, bajé la escalera de madera en el jardín y me quité los pantalones, los puse atrás de un bote de basura, entré a mi casa, fui con mi mamá y actué con gran cínismo, tallándome los ojos, como si acabara de despertar

SánDor: Mami, me duele la cabeza.Mamá: Vente a acostar con mamita... ándale.

... Si hubiese ido con mamita, mi hedor a alcohol, cigarro y semen seco me habría delatado y ahora estaría en el MP junto a las locas apresadas por el alcoholímetro la noche del 28 de Mayo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi querido Sándor:

Pues bien, lo importante no es sólo lo que compartes, si no lo que aquí dices.

Pues esta entrada me ha provocado, además de hilaridad y curiosidad, renovar mi compromiso con la escritura. Así que te informo que este año quedará terminada "El Otro", a la que espero que sigan más novelas, cuentos o lo que mi limitada imaginación me permita crear.

Te quiero.

Ya sabes quien

Anónimo dijo...

Genial neta me gusta como escribes tienes como que esa chispa de maldad pero de la buena jejejejeje pues yo seguire leyendo lo que vayas publicando y espero nunca caer en The Sandorlist XD

Salute

Marco Sándor dijo...

"The Sandorlist" Jaja Me encanta! (Soy fan de sartorialist.)

Sarax Lozano dijo...

buen relato y divertido ;)

saludos

P O L Y V O R E