Mi foto
Marketing & Makeup Artist.

junio 27, 2011

I want to be...

¿A quién le importa la crisis en latinoamérica, Italia, Inglaterra, Barcelona? ¿A quién le importa que maten lindas focas bebé a batazos? ¿A quién le importó la injustificada intervención bélica en Afghanistan?  ¿A quién le importa el derrame de petróleo y el daño ecológico más grave en la historia de la humanidad? ¿A quién le importa la información alterada y prostituída que emiten la ONU y la OMS año con año? ¿A quién le importa saber que los emporios farmacéuticos, políticos, religiosos y banqueros viven de nuestro dinero y nuestro miedo?... ¡Pues a nadie! y es que la gente que habita éste mundo está felizmente preocupada por parecer ¡teenager!

La apariencia es el verdadero issue que mueve al mundo. Lo consumimos en televisión, en la música, en revistas, en las empresas en las que trabajamos, en los productos que a diario comemos y usamos, incluso algunos nos dedicamos a ello y somos como máquinas que multiplican el mensaje en nuestros entornos y en los contextos más íntimos como el elegir dónde comer, cómo vestir, a quién amar y con quien coger. Todos los días el mundo busca juventud en el espejo, en el fondo del envase de cremas costosas, en spas de lujo, los más "alternativos" ocupan remedios caseros, justifican su vanidad con "buena alimentación y yoga"... pero al final... Todos queremos lo mismo y es una bola de nieve que colectivamente hacemos crecer...

Cuando yo tenga 45 años de edad más de la mitad de la población en mi país (México) tendrán mas o menos mi edad... Me he detenido a pensar en los miles de nichos de mercado o sea: necesidades insatisfechas que habrán en aquellas fechas inhóspitas, intuyo que tendré mucho mucho trabajo... Todos querrán ser como Madonna a los 50 o su equivalente contemporánea Lady Gaga (si es que sigue de pié y no se la han llevado los alienígenas que la trajeron) Ya veo los centenares de antros/bares abarrotados por muscu-locas bronceadas artificialmente vistiendo pantalones ajustados que les marquen el bulto y las nalgas que tantos años han trabajado en el gym y con t-shirts/tanktops de látex adheridos a sus cuerpos cero-grasa aspirada por lipoesculturas high-tech con rostros ahogados en botox ... ... ...

Satanás, Buddha, McQueen y Diosito
 me libren de terminar así.

[El cocowash anterior es meramente una acotación que traía como astilla en los pensamientos y que tiene que ver con lo que enseguida mostraré: Los resultados paupérrimos que se obtienen cuando se contrata a un impostor que se dice ser modelo que debe vender la promesa de belleza y juventud.]


¿Cómo es que se atreve a pedir trabajo con la piel en ese estado? Peor aún: ¿Cómo es que alguien se atreve a fotografiarlo? Peor-peor aún ¿Sin editarlo?

... Te diré que a lo largo de mis 21 años de vida he notado que la gente más exitosa empieza a ser lo que quiere ser desde que es un infante, en esa etapa en donde las habilidades y talentos natos salen con fluidez, facilidad y que nunca deben boicotearse por que se estaría apagando a un midas. A algunos se les da el piano, a otros el tenis, las artes, la gastronomía, los negocios, la administración (Carlos Slim recibía y administraba su domingo, desde chiquito aprendió conceptos básicos como ahorro e inversión: En su adolescencia compró sus primeras acciones en la bolsa mexicana de valores y hoy lleva dos años encabezando la lista del hombre más rico del mundo superando las fortunas de Bill Gates y Bernard Arnault) Otros empiezan a modelar desde antes que los cambios hormonales cambien sus cuerpos y a los 14 años obtienen portadas de revista (Tyra Banks, una de mis musas!) Otros empiezan a tejer y coser guiados por su abuela (Marc Jacobs!) Otros empiezan a tomar fotografías de su entorno, inspirados por sus musas, sus mamás en traje de baño (David LaChapelle). Otros cantan mientras los tíos les aplauden, aplausos que se convierten en alas... Otros se seducen en el espejo y se ponen los collares y gafas de su madre para accesorizar sus pequeñas ropas de infantes y cuando son grandes se convierten en estilistas de celebridades (Rachel Zoe)... Otros se ponen a dibujar vestidos y tacones altos inspirados en su abuela materna y en las revistas Vogue que su mamá dejaba por ahí (Marco Sándor) De la misma forma los mejores modelos empiezan desde muy chiquitos, hay preciosas excepciones a la regla como Natalia Vodianova o el modelo de Armanimania que no recuerdo el nombre pero que es famoso por haber sido descubierto por un headhunter  en un museo de arte.

... y que venga un escuincle-guapito con aires de modelo a guiñar el ojito y hacerse el sexy...
Lo siento, no lo consumo!

[Ese mismo concepto aplica a cualquier persona-sin-talento que se diga profesionista, como esos pseudo-diseñadores que estudian en escuelas-patito y creen saber de moda sólo por que pueden pronunciar Thierry Mugler y por que se chutan la Vogue de cada mes; O esos niños ricos drogadicto-ninfómanos que un día les pica la abeja de la creatividad y se lanzan como diseñadores usando el dinero de su Domingo para apartar un lugar en al Fashion week local... ¡No no! Eso es de aficionados y tienen un lugar ganado en el infierno.]



Para ser modelo, ser guapo no es suficiente, hay que estudiar en una escuela y hacer tarea en casa estudiándose a sí mismo en el espejo sus rostro, sus mejores poses y alcance, su histrionismo, el modelo es un actor sin guión. Debe filmar su caminata y corregirla hasta hacerla perfecta. Luego de eso (que es básico) debe montarse un photobook con varios conceptos hechos lo más profesional y sin ediciones digitales en rostro/cuerpo. El modelo debe conocer su cuerpo y saber en qué categoría entra: Gentleman, teenager, hunk, skinny, pretty face, baby face, andrógino, italomediterraneo, ario, etc. Debe saber qué clase de trabajo puede mejor hacer ya sea:  runway, editorial o ambos. Sabiendo eso está listo para conseguirse un agente que lo mueva y... empezar a tocar puertas. (Eso lo sabrá muy bien Simon Nessman que hace dos años era nada y hoy está en todos los desfiles de Milán, París y haciendo campañas publicitarias) 


En esa foto el bebé Nessman multiplicado para Vman 2010.

El modelo debe saber qué tipo de iluminación le queda y cual le jode los rasgos. Debe fluir con la cámara y llevarse bien con los fotógrafos, estilistas, iluminadores, maquillistas y peinadores así como el resto del staff (Las divas se quedaron en los 90's hoy aplica la sencillez), deben estirar los músculos pero no estar rígidos, hacer una simbiosis con el director creativo y/o el stage manager. 

Un buen modelo está consciente de que eso que hace es una profesión y reconoce a su propio cuerpo como una herramienta de trabajo, más le vale que su ego lo deje a un lado. El modelo está para hacer lucir ropa espectacular y que la prenda que trae se venda, ese punto es muy importante por que el front row está habitado por editores de moda, críticos,  gerentes de compras, retailers, periodistas/bloggers, estilistas (las celebridades no las menciono en esa lista por que creo que son un adorno pues comercialmente no mueven tanto a nivel retail pero sí a nivel public ralations) y esas personas del front row son los bienhechores o los verdugos de los diseñadores.

En la estructura de la industria los modelos tiene un a función importante, pues son un vehículo de comunicación de emociones-sensaciones-pensamientos-actitudes  entre la casa de moda y el usuario final. Los modelos deben provocar que las personas arranquen las páginas y las peguen en la cabecera de la cama, en el espejo, con imanes en el refrigerador, que la gente hable de la editorial a la hora del lunch, que las personan sientan deseos de levantarse a comprar esa prenda para verse como ellos. El trabajo del modelo tiene un porcentaje de participación en el éxito de la venta de las colecciones, que abarroten los editoriales de moda, y que a los mercadólogos nos faciliten lograr el pass along y marketing viral con fotos dignas "-D.  

Esa "pequeña" gran diferencia 
es la que separa a un modelo profesional y un aficionado.

Para ser modelo, ser guapo... No es suficiente!

2 comentarios:

Erick Arriaga dijo...

Cada persona es libre, de pensar y educarse como mejor le parezca.
Sólo una cosa, cuando mencionas a los "pseudo-diseñadores" que terminan una carrera técnica o licenciatura en X escuela, por lo menos somos personas que nos hemos comprometido, con la carrera. Conocer a Thierry Mugler o leer Vogue mensualmente, no lo es todo, pero si es el inicio de un universo nuevo.
No menos precies el conocimiento de los demás, por que en lo personal, respeto más la opinión de una señora que es costurera, ha la cualquier otra persona ajena a la moda y que por laborar en el medio, cree saber mas o mejor.
Cada persona esta donde tiene que estar.

Marco Sándor dijo...

¡Ouch! Ahm...
Desconozco en dónde y qué estudias. Conozco muy poco de ti, no tengo ningún lazo interpersonal contigo, no he visto tu trabajo por lo tanto no me refería a ti. No es personal, Sr. Arriaga!!! :S

P O L Y V O R E

A R C H I V O